Titivillus



Hace poco platicando con la maestra Irma Carrillo menciono un ejemplo gracioso de Titivillus (el demonio de los caligrafos) aquí una pequeña reseña que encontre espero les agrade....


Titivillus

Los monjes medievales bautizaron con el nombre de Titivillus a un diablillo encargado de introducir errores u omisiones en los textos que escribas (copistas y calígrafos) llevaban a cabo durante sus trabajos de copia de libros.


El origen de Titivillus se pierde en la noche de los tiempos y ha tenido éste apariencias distintas según las épocas. Ya en el siglo IV se decía que ese diablillo recorría los monasterios cristianos de Egipto, con el ánimo de anotar los pecados que veía eran cometidos.

También era tarea de Titivillus anotar los nombres de aquellos monjes que perdían la concentración durante la celebración de oficios religiosos, entendiendo que esa pérdida de concentración podía manifestarse de distintas formas: mediante errores en la lectura de las sagradas escrituras o cantos, o si uno era oyente, no prestando la debida atención por estar contando chismes al vecino. Sea como fuere, la pérdida de concentración en las oraciones era pecado y Titivillus tomaba buena nota de ello.

En otras épocas el diablillo era portador de un saco y tenía, por obligación, que llenarlo mil veces al día con los errores que encontrara (o pecados descubriera).

Siempre, y eso es común a todas las épocas y representaciones del diablillo, Titivillus bajaba a los infiernos e informaba de los pecados y del monje que los había cometido al mismísimo Demonio y éste los anotaba en un gran libro a la espera del día del Juicio Final.

Escriba y demonio

Durante el siglo XV la demanda de libros se multiplicó de tal manera, que los monjes copistas no daban abasto. Era tal la cantidad de textos solicitados por las universidades y tal el exceso de trabajo, o sobrecarga a la que eran sometidos los copistas, que los errores ortográficos u omisiones aparecían por doquier. Es en ese momento cuando Titivillus ya no anota los errores o pecados que descubre, sino que es el inductor de los mismos, tentando a los monjes para que los cometan o cometiéndolos él mismo.

La excusa perfecta acababa de llegar y así de este modo se convierte en patrón de escribas, copistas y calígrafos, puesto que todos los errores u omisiones eran inducidos o cometidos por Titivillus.

Este santo patrón, diablillo travieso por naturaleza, debiera serlo de bloggers también, puesto que somos los depositarios del modo de hacer de aquellos copistas medievales (así lo denuncié en el artículo Del copista medieval al blogger, en el que acusé a la blogosfera de falta de originalidad).

Puedo asegurar que todos los errores tipográficos, faltas de ortografía o de puntuación que este humilde escribano comete, han sido inducidos y/o realizados por Titivillus, y más en éste que en ningún otro lugar pues éste es un eScriptorium.

Los siguientes fotos también se pueden suprimir de Blogger. Así se eliminarán de todas las entradas en las que aparezcan. Marca todo lo que desees suprimir.
(Es posible que la eliminación tarde hasta 24 horas).

  © Blogger template 'The Comic Series' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP